15 septiembre 2016

Indonesia contará con la primera certificación para que su madera legal llegue a Europa

15 de septiembre de 2016, Roma – La FAO aplaudió hoy el acuerdo alcanzado entre Indonesia y la Unión Europea (UE) para emitir la primera licencia para madera en el mundo basada en el Programa para la Aplicación de Leyes, Gobernanza y Comercio Forestales (FLEGT, por sus siglas en inglés) como un logro importante en la lucha contra la tala ilegal.

A partir del próximo 15 de noviembre, la licencia FLEGT puede acompañar a las exportaciones de madera de Indonesia a los estados miembros de la UE para certificar que la madera se ha recolectado, transportado, procesado y comercializado conforme a la legislación indonesia.

“Indonesia ha dado pasos importantes para fortalecer la gobernanza de los bosques, combatir la tala ilegal, modernizar su sector forestal, y mejorar sus prácticas empresariales”, señaló Robert Simpson, del Programa FAO-FLEGT, que apoya a los países productores de madera tropical que participan en esta iniciativa.  .

“Además de ayudar a limitar el daño ambiental causado por la tala ilegal, garantizar la legalidad de la madera abre la puerta a promover los medios de vida sostenibles de las comunidades forestales e incrementa el acceso a los mercados internacionales de la madera”, añadió Simpson.

Indonesia suministra un tercio de las importaciones de madera tropical –en relación al valor- a la UE, uno de los mayores consumidores mundiales de productos madereros. Desde 2013, el Reglamento de Madera de la UE prohíbe a las empresas europeas comercializar madera y productos madereros ilegales en la UE.

La madera con la licencia FLEGT cumple automáticamente con los requisitos del mencionado Reglamento , creando un “canal verde” para la entrada de la madera indonesia en la UE.

A nivel mundial, el PNUMA y la Interpol estiman que los delitos forestales alcanzan un volumen de entre 30 000 a 100 000 millones de dólares EEUU anuales, lo que supone del 10 al 30 por ciento del comercio mundial de madera.

“La tala ilegal y el comercio que lleva asociado socavan los esfuerzos de los países para gestionar los bosques de forma sostenible, conduciendo a su degradación y contribuyendo al cambio climático y la pérdida de biodiversidad”, aseguró Simpson, añadiendo que con ello también “las naciones en desarrollo se ven desprovistas de ingresos y pueden alimentarse los ciclos de corrupción, pobreza y conflictos”.

La FAO y el Plan de Acción UE-FLEGT

El sistema de licencias es parte del Plan de Acción UE-FLEGT, aprobado en 2003 para promover medidas concretas para detener el comercio ilegal de madera y contribuir a la gestión sostenible de los bosques, ahora uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

La FAO trabaja con la UE, sus Estados miembros y otros socios internacionales y locales para ayudar a los países productores de maderas tropicales a alcanzar acuerdos comerciales jurídicamente vinculantes con la UE. Estos acuerdos, conocidos como Acuerdos de Asociación Voluntaria (AAV), establecen mecanismos para demostrar la legalidad de la madera producida en el país.

Los gobiernos negocian con la UE en estrecha consulta con la sociedad civil, las poblaciones indígenas y el sector privado.

La piedra angular de los AAV es un sistema de garantía de la legalidad de la madera que define la madera legal y cómo debe ser verificada. Cuando ya es plenamente operativa, la certificación FLEGT permite comenzar las exportaciones de madera a Europa. El sistema es auditado de forma regular para garantizar su credibilidad.

En Indonesia, la FAO sigue apoyando el proceso aportando ayuda financiera y técnica a proyectos que fortalecen el desarrollo y la implementación del sistema de garantía de legalidad de la madera nacional. Esto incluye el apoyo a la certificación de los bosques comunitarios en Kalimantan Oriental, y la promoción de la certificación en grupo para los fabricantes de muebles en Java y Bali.

La FAO colabora también en los esfuerzos para empoderar una red de monitoreo forestal independiente para prevenir la corrupción en el sector forestal: la mayor amenaza para la integridad de los AAV.

Otros países se unen a la iniciativa

Además de Indonesia, otros cinco países -Camerún, la República Centroafricana, Ghana, Liberia y la República del Congo- han firmado acuerdos de asociación voluntaria con la UE y están trabajando para la concesión de licencias FLEGT.

Otros nueve países -Costa de Marfil, la República Democrática del Congo, Gabón, Guyana, Honduras, Laos, Malasia, Tailandia y Viet Nam- están negociando acuerdos.
Juntos, estos 15 países representan el 24% de los bosques tropicales del mundo y suministran hasta el 75% de las importaciones de maderas tropicales de la UE.
Hasta la fecha, el Programa FLEGT de la FAO ha apoyado más de 200 proyectos en 40 países de África, América Latina, el Caribe y Asia para mejorar la gobernanza forestal y promover el comercio de madera legal.

A principios de este año se puso en marcha una nueva fase del programa, por valor de 30 millones de dólares EEUU, patrocinada por la UE, el Reino Unido y Suecia.

05 agosto 2016

Forestales instan al futuro Gobierno a crear un Consejo Forestal Nacional

Más de una veintena de organizaciones forestales españolas han elaborado un documento conjunto en el que solicitan al futuro Gobierno la creación de un Consejo Forestal Nacional con el objetivo común de aunar a todos los agentes implicados en la protección de los bosques.

Bajo el nombre de Juntos por los Bosques, 23 entidades forestales han redactado un escrito con cinco medidas prioritarias para los primeros cien días de gobierno destinado a las formaciones políticas, Comunidades Autónomas y a la ministra de Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina.

En un comunicado conjunto, las organizaciones han señalado la necesidad de asegurar una dotación para el sector forestal en los Presupuestos Generales de 2017, que más allá de los incendios, permita acometer acciones y alcanzar los objetivos del Plan Forestal Español 2002.

Otras medidas son la presentación de propuestas fiscales al Consejo de Ministros y la puesta en marcha efectiva del Plan de Activación Socioeconómica del Sector Forestal (PASSFOR).

Asimismo las organizaciones han solicitado una agenda de trabajo de legislatura que incluya un programa de promoción de productos del sector y la recuperación del Plan de Restauración Hidrológico Forestal.

El documento ha sido firmado por la industria forestal, propietarios, empresas, colegios profesionales, entidades de certificación y centros de investigación, entre otros.

El sector forestal recuerda que los montes, que ocupan el 54 por ciento de la superficie de España, generan empleo, desarrollo rural y cohesión social, y son "cruciales" en la lucha contra el cambio climático porque "constituyen el único sumidero gestionable".

Fuente: La Vanguardia, EFE

19 julio 2016

El estado de los bosques del mundo 2016

Los bosques y la agricultura: desafíos y oportunidades en relación con el uso de la tierra
 
Los bosques y los árboles respaldan la agricultura sostenible. Estabilizan los suelos y el clima, regulan los flujos de agua, ofrecen sombra y refugio y proporcionan un hábitat a los polinizadores y los depredadores naturales de plagas agrícolas.

Asimismo, contribuyen a la seguridad alimentaria de cientos de millones de personas, para quienes constituyen fuentes importantes de alimentos, energía e ingresos. Sin embargo, la agricultura sigue siendo el principal factor de la deforestación a nivel mundial y, a menudo, las políticas agrícolas, forestales y de tierras no casan.

En El estado de los bosques del mundo (SOFO) 2016 se muestra que es posible incrementar la productividad agrícola y la seguridad alimentaria y detener o incluso invertir a un tiempo la deforestación. Para ello, se destacan los esfuerzos satisfactorios realizados por Chile, Costa Rica, Gambia, Georgia, Ghana, Túnez y Viet Nam. La planificación integrada del uso de la tierra es la clave para equilibrar los usos de la tierra, respaldada por los instrumentos de políticas adecuados para promover una actividad forestal y una agricultura sostenibles.


Mensajes clave
  • Para satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos y otros productos procedentes de la tierra serán necesarios territorios altamente productivos gestionados de forma sostenible.
  •  Los bosques desempeñan una función esencial en el ciclo del agua, la conservación de los suelos, la fijación de carbono y la protección de los hábitats, en particular los de los polinizadores. Su gestión sostenible es crucial para lograr una agricultura sostenible y alcanzar la seguridad alimentaria. 
  • La agricultura sigue siendo el factor más importante de la deforestación en el mundo y es urgentemente necesario promover interacciones más positivas entre la agricultura y la actividad forestal.
  •  Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por los países en 2015 son “de carácter integrado e indivisible”. Los progresos hacia la agricultura sostenible, la seguridad alimentaria y la gestión forestal sostenible, elementos básicos de los ODS, deberían avanzar en paralelo. 
  • Es necesaria una mayor coordinación entre las políticas sobre los bosques, la agricultura, la alimentación, el uso de la tierra y el desarrollo rural. Igualmente importante resulta disponer de marcos jurídicos claros que rijan el cambio del uso de la tierra, en particular, sistemas de tenencia de la tierra seguros que reconozcan los derechos consuetudinarios tradicionales a hacer uso de la tierra y de los productos forestales.
  •  En las zonas donde la agricultura comercial a gran escala constituye el principal factor del cambio del uso de la tierra, será necesaria una regulación eficaz del cambio, con salvaguardias sociales y medioambientales apropiadas. Las iniciativas de gobernanza privadas, como los sistemas de certificación voluntarios y los compromisos para la eliminación total de la deforestación, también tienen un efecto positivo. 
  • En los lugares en los que la agricultura de subsistencia local constituya el principal factor del cambio del uso de la tierra, se deberían aplicar medidas más amplias de mitigación de la pobreza y de desarrollo rural, así como iniciativas para mejorar la agricultura, la agroforestería y otras prácticas de uso de la tierra a nivel local.
  •  La ordenación territorial integrada proporciona un marco estratégico para equilibrar los usos de la tierra a escala nacional, subnacional y territorial. Esto debería incluir una participación significativa de los interesados directos a fin de garantizar la legitimidad de los planes relativos al uso de la tierra y obtener la aceptación de los interesados para aplicar y realizar el seguimiento de dichos planes. 
  • La seguridad alimentaria se puede lograr mediante la intensificación de la agricultura y otras medidas, como sistemas de protección social, en lugar de con la expansión de las zonas agrícolas a expensas de los bosques.




Fuente: FAO

04 julio 2016

Recomendaciones básicas para evitar los incendios forestales



El Ministerio de de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en el inicio de la campaña de verano, quiere concienciar a la sociedad del daño que producen los incendios forestales, y el importante papel que juegan los códigos de conducta y hábitos en la prevención de estos siniestros.

Para ello ha elaborado unas recomendaciones fundamentales, para extremar al máximo las precauciones en aquellas actividades que pudieran provocar el inicio de un incendio.

A este respecto, el Ministerio recuerda que el 95 por ciento de los incendios forestales se deben a la acción humana. Descuidos o despistes, imprudencias, falta de atención, irresponsabilidad o su provocación de forma intencionada, son las principales causas de los fuegos que se producen España todos los veranos.

Para su extinción, el Ministerio dedica cada año importantes recursos económicos, materiales y humanos. Por este motivo, resulta fundamental la colaboración de todos los ciudadanos, en el convencimiento de que la mejor estrategia para actuar contra los incendios forestales es, sin duda, evitar que se produzcan.

EXCURSIONES Y ACAMPADAS

La prevención de los incendios es fundamental en las excursiones y acampadas. Por ello es necesario recordar que no se deben tirar colillas encendidas al suelo ni arrojar o dejar basuras fuera de las papeleras, ya que determinados residuos pueden favorecer el inicio de un incendio.

También se recuerda que las hogueras sólo pueden prenderse en zonas y épocas autorizadas. También es recomendable no dejar lámparas encendidas al ausentarse del campamento.

Si el excursionista ve un incendio, lo primero que debe hacer es avisar y pedir ayuda al número de teléfono 112. En caso de que se vea amenazado por el fuego, se recomienda intentar bordearlo y huir rápidamente, procurando no subir por la montaña, ya que el fuego avanza más rápidamente que las personas. En ese caso, lo más conveniente es no cargar con más cosas de las que realmente son necesarias.

En el caso de viajar en un vehículo, se recuerda la prohibición de tirar colillas por la ventanilla u otros objetos que puedan servir de combustible al fuego.

EN LAS ACTIVIDADES AGRARIAS

En la quema de rastrojos, el Ministerio recuerda que se debe solicitar la autorización necesaria y, en todo caso, evitarlas en días de viento fuerte o de sequía. Si se realiza esta actividad, se debe vigilar la quema y no abandonarla hasta no estar seguro de que esté totalmente apagada.

También se debe solicitar autorización en las quemas para la limpieza de los montes, que sólo se podrán realizar en los periodos autorizados y nunca en días de viento o sequía.

EN LAS CASAS DE CAMPO Y URBANIZACIONES

Por otra parte, el Ministerio quiere sensibilizar a los ciudadanos sobre la necesidad de mantener limpios los caminos y las carreteras. Dentro de las viviendas, es conveniente instalar matachispas en las chimeneas y evitar en los jardines la excesiva frondosidad y vegetación seca. Asimismo, se recalca la importancia de mantener siempre limpios los tejados y las chimeneas.

Al mismo tiempo, conviene recordar que, en las proximidades de zonas forestales y en épocas de riesgo, no se deben emplear motosierras, desbrozadoras, soldadores, sierras radiales o herramientas que puedan provocar chispas y, por lo tanto, incendios.

PARTICIPACIÓN EN LA EXTINCIÓN

En el caso de que un ciudadano participe en la extinción de un incendio forestal, el Ministerio recomienda no trabajar nunca aislado y ponerse siempre a las órdenes de la autoridad competente.

Indicar que, cuando un avión va a lanzar agua, hay que procurar protegerse y alejarse de su trayectoria. También es importante apuntar que no se debe arrojar agua a los cables eléctricos.

Fuente de la información: MAGRAMA

20 junio 2016

Las organizaciones de productores forestales y agrícolas promueven el desarrollo global sostenible

Las organizaciones de productores forestales y agrícolas son actores fundamentales para satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos y productos forestales, mejorar la vida de las comunidades rurales y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este es el principal mensaje de una nueva publicación de la FAO presentado hoy con ocasión de los Días Europeos del Desarrollo que están teniendo lugar en Bruselas (15 al 16 de junio).

En la publicación, la FAO hace un llamamiento a los gobiernos, sus socios para el desarrollo, la sociedad civil y el sector privado para ayudar a canalizar más apoyo a las organizaciones de productores forestales y agrícolas y mejorar su capacidad para desempeñar un papel clave como actores del desarrollo global sostenible.

"A través de la prestación de servicios a sus miembros, su contribución a la economía local y una mayor participación en la formulación de políticas, estas organizaciones realizan una aportación sólida a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, beneficiando no sólo a sus miembros, sino también a la población y al planeta en general", señaló Jeffery Campbell, del Departamento Forestal de la FAO y responsable del Mecanismo de Bosques y Fincas, una agrupación de diversas organizaciones, conocida por sus siglas en inglés FFF (Forest and Farm Facility).

Las organizaciones de productores forestales y agrícolas son asociaciones formales o informales creadas por sus miembros para poder hacer frente a sus propias necesidades.

La publicación analiza una serie de ejemplos de todo el mundo que muestran cómo varias organizaciones de este tipo están teniendo éxito en ayudar a las comunidades rurales a fortalecer sus propios medios de subsistencia y seguridad alimentaria.

En Zambia, las asociaciones de distrito animan a los agricultores a integrar la plantación de árboles en sus actividades agrícolas. Además de reducir la tasa de deforestación nacional -que es una de las más altas del mundo, con más de 250 000 hectáreas por año- ello les permite acceder a nuevas fuentes de ingresos. Los pequeños campesinos pueden producir frutas para ayudar a mejorar la nutrición familiar, venderlas para lograr ingresos adicionales o establecer pequeñas parcelas forestales para obtener combustible para cocinar y forraje para los animales, ahorrando el tiempo que hubieran dedicado a la recolección de leña.

En Bolivia, los miembros de una asociación de pequeños y medianos productores de maníes, café y otros productos orgánicos cooperan para poder cultivar sin necesidad de utilizar sustancias químicas, permitiendo que sus productos estén certificados como "orgánicos" y puedan obtener así precios más elevados. La asociación busca constantemente ampliar la gama de frutas y frutos de cáscara que comercializan, dando a los agricultores nuevas opciones para diversificar los ingresos y conseguir mayor valor añadido. La agrosilvicultura orgánica ayuda también a proteger los bosques secos tropicales, evitando prácticas agrícolas que son perjudiciales para el medio ambiente.

La producción de madera de acacia en Viet Nam demuestra cómo una organización de productores forestales y agrícolas puede desarrollar un próspero negocio. Inicialmente, los miembros del grupo se reunían para compartir información: carecían de dinero para invertir en el procesado, vendían la madera de forma individual a intermediarios locales, y obtenían escasos beneficios.

Pero a través del Mecanismo de Bosques y Fincas, los miembros aprendieron sobre el análisis y desarrollo de mercados, transformación de la madera y la elaboración de propuestas de subvención para acceder a los fondos de desarrollo. Visitaron empresas forestales exitosas en otros lugares en Viet Nam y se reunieron con autoridades gubernamentales a todos los niveles. Como resultado de esta formación y el contacto con el mundo empresarial, los miembros decidieron iniciar una actividad conjunta. Finalmente, agruparon juntos sus recursos e invirtieron en un aserradero. Siete meses más tarde, las familias participantes han visto crecer sus ingresos hasta en un 10 por ciento.

La publicación "Organizaciones de productores forestales y agrícolas: Sistemas operativos para los ODS" ha sido realizada por la FAO en cooperación con AgriCord, una alianza de las agencias de desarrollo establecida por organizaciones de agricultores profesionales en Europa, Canadá, África y Asia; con la contribución del Mecanismo de Bosques y Fincas y la Alianza Internacional de la Familia Forestal (IFFA), una red de organizaciones nacionales de propietarios forestales.

Fuente: FAO